Colaboraciones

Bienvenida sea la crisis al sistema de seguridad

policialocalleganes

José Luís Pulido Sarro, Jefe del Cuerpo de Policía Local de Leganés, para Segurpress.com

Cada día al ver las noticias descubrimos que la crisis se extiende, que afecta cada vez a más sectores, que no tiene compasión con nada ni con nadie, y que parece un monstruo que todo lo devora.

   Pero si analizamos el sistema público de seguridad español, salvo lo que como funcionarios pueda afectarnos directa y personalmente, que ya es bastante, a las organizaciones policiales las está empezando a afectar, y las consecuencias se empezarán a notar en el medio plazo.

   Es evidente, por tanto, que la crisis ya nos está afectando, igual que a otros sectores, las consecuencias económicas tienen un efecto inmediato en todos y cada uno de los que integramos los diferentes Cuerpos, bien estatales, autonómicos o locales, pero a nuestras organizaciones les afectará posteriormente.

   En primer lugar hay que afirmar que, en general, la crisis nos ha pillado en un buen momento, quiero decir que la dotación de medios y de personal era bastante buena en el momento inicial, motivo por el que se nota menos en este momento.

  Pero al hablar de seguridad debemos de saber que si algo es perjudicial para el buen funcionamiento es la falta de dinamismo, la adaptación constante y permanente es vital, y renovarse cada día es lo que hace fuerte a una organización policial.

  A día de hoy las inversiones son cero, no hay nuevas promociones (salvo excepciones de plazas ya convocadas con anterioridad) y la mayoría de proyectos esperan a tiempos mejores.   Esto es evidente, y todos los que tenemos alguna responsabilidad en las diferentes cadenas de mando lo comentamos, pero los funcionarios de base, aún sin esa responsabilidad, también lo valoran.

  Detrás de todo lo que es suficientemente conocido, o mejor dicho, de lo que ya se está sufriendo en este momento, detrás de ello existen unas consecuencias a largo plazo que conviene analizar, y que serán las que hagan que la crisis azote al sistema público de seguridad con contundencia, de ahí que ésta sea una crisis diferida para nuestro modelo y que su reparación sea difícil si, como me temo, no se pone solución.

En el capítulo de personal estamos pasando de una etapa en la que el acceso a los cuerpos policiales ha sido continuado y el incremento notable, a la actualidad y en los próximos ejercicios económicos en que las promociones serán prácticamente inexistentes.  En el caso de la Comunidad Autónoma de Madrid, en los últimos años con el proyecto Bescam, se ha dotado a los municipios de unas plantillas en algunos casos sobredimensionadas, y en otros se ha permitido alcanzar incrementos notables y necesarios, ese proyecto tiene su propia problemática que daría para mucho debate, pero de ese gran impulso se pasará a una inmovilización de plantillas durante varios años.

   Y si alguien se pregunta que cuál es el problema si actualmente la dotación es más o menos óptima habrá que responder que en este momento ninguno, pero de mantenerse esa tendencia en unos años el problema será muy acusado en todas las plantillas, a saber:
 
  En primer lugar, la media de edad de la plantilla se incrementa de forma preocupante para lo que debe de ser un cuerpo de policía, las plantillas se envejecerán, en plantillas medianas y pequeñas eso se acusa especialmente.
Sirva de ejemplo la plantilla que dirijo, ahora mismo la media está en 41 años, con 237 funcionarios, con más de 30 personas mayores de 55 y sólo dos agentes menores de 30, no incorporándose nadie en los próximos años el panorama será desalentador.

  Segundo. La fractura entre los que componen ahora las plantillas y los que se incorporen en un futuro lejano será mayor.  No existe continuidad, las nuevas promociones no tienen referente cercano, una vez más serán las pequeñas organizaciones policiales las que más lo sufrirán, esto que parece un problema menor crea verdaderos quebraderos de cabeza a los responsables de plantillas medianas.

  Tercero.  Falta de medios.   El capítulo de inversiones se cierra.  Las adquisiciones pasarán a ser las estrictamente imprescindibles, mera reposición y no siempre, los medios necesarios y suficientes, nada más. Esto supondrá un estancamiento, realmente es un retroceso en la modernización y actualización de los medios policiales.  Además, ante la falta de demanda, los proveedores dejarán de innovar y es posible que algunos cesen en esta actividad.

Cuarto.   Formación. En este caso será falta de oferta formativa.  Por un lado los centros de formación policial (academias de policía) dejarán de acoger promociones, por lo que los cursos de nuevo ingreso o formación inicial no serán necesarios, con ello el profesorado pasará a ser sujeto activo de la crisis, pero también habrá menos cursos de formación continua o especializada, y no debería ser de esta manera, pero los recortes también llegarán a este capítulo, y además la falta de expectativas hará que muchos policías no se vean incentivados para ello.

Quinto.   Promoción interna.   Lo más seguro es que se vea afectada igualmente, si no se incrementa la plantilla tampoco la pirámide de mandos.

Posiblemente habrá muchos otros factores que se deberían analizar y que igualmente se verán afectados, muchos estarán pensando en ellos, pero lo importante es intentar compensar estas debilidades y buscar soluciones que mitiguen el efecto de la crisis para minimizar las consecuencias de la misma en los Cuerpos de Seguridad.

No sería correcto apuntar problemas y no proponer soluciones, tampoco debería parecer que conozco cuáles serían estas, pero desde mi humilde opinión y dado que por experiencia y formación profesional, aparte de afectarme profesionalmente de forma directa, si me atrevo a proponer líneas de actuación futura a aquellos que tienen la potestad de poderlas acometer, y que, al menos deberían tener en cuenta o iniciar un profundo debate sobre las mismas:

Reforma urgente de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad
Futura Ley estatal de Policía Local
Adaptación, en su caso, o reforma, de algunas Leyes de Coordinación de Policía Local, en algunas Comunidades Autónomas.  Tal es el caso de la CAM.
Acometer dentro del marco legislativo posibilidades de mancomunar cuerpos de Policía Local.
Posibilitar de forma precisa la movilidad entre funcionarios de policía local de diferentes plantillas
Redefinición clara de las funciones de los cuerpos de Policía Local, adaptada a los nuevos tiempos, sobre todo en materia de policía judicial.
Homogeneización de medios, vehículos, uniformidad……al menos dentro de la misma Comunidad Autónoma.


  Solamente con medidas como las propuestas se podría avanzar bastante, al menos la crisis habría servido para algo, en este caso podríamos hablar de crear conciencia de un problema que no es ni mucho menos nuevo, tal es el abandono que durante años hemos sufrido los cuerpos de Policía Local.

   Pudiera ocurrir que esta crisis sirviera para hacer aquello que ya debería estar hecho.
   

Articulo escrito para Segurpress.com de:


    José Luís Pulido Sarro
        Subinspector
     Jefe del Cuerpo de Policía Local de Leganés

Sobre nosotros

Somos, pioneros en el 2.0 digital en cuanto a noticias de seguridad se refiere. Tenemos una extensa trayectoria en todos los sectores de la seguridad, preferentemente en la seguridad privada, donde poseemos una gran experiencia.

Nuestro objetivo es facilitar el acceso a la información mas relevante y actual de una manera sencilla y rapida a todos aquellos, consumidores o trabajadores de la seguridad en todas sus variantes.

Follow Me on Pinterest
Latest Pins: